Coraje, poema de Anna Swir

imagen
Hoy mi amiga Claudia me hizo acordar de este poema que compartió con las colisteras de RIMA, Bárbara (Basia) Gill, hace casi dos años, en ocasión del aniversario de RIMAweb que celebramos en marzo de 2004 en Rosario.


Yo conocí a esta poeta polaca, por unas traducciones que hizo Mirta Rosenberg, de las versiones al inglés que hizo Czeslaw Milosz.

Este poema, y la versión de Basia son un verdadero hallazgo. Ojalá podamos ver sus traducciones de otras poetas polacas tan impactantes como Swir en una buena edición, alguna vez.



CORAJE
de ANNA SWIR, poeta polaca (1909-1984)

No seré esclava de ningún amor.
A nadie
devolveré el sentido de su vida,
su derecho al crecimiento constante
hasta el último aliento.

Maniatada por el oscuro instinto
de la maternidad,
sedienta de ternura como el asmático
de aire,
con qué empeño construyo en mí
el hermoso egoísmo humano,
reservado desde hace siglos
para el varón.

Contra mí
están todas las civilizaciones del mundo,
todos los libros santos de la humanidad
escritos por ángeles místicos
con la expresiva pluma del relámpago.
Diez Mahomas
en diez elegantemente enmohecidas
lenguas
me amenazan con la condenación
en la tierra y en el cielo eterno.

Contra mí
está mi propio corazón.
Amaestrado por milenios
en la cruel virtud de la víctima.

Trad. Bárbara Gill, marzo 2004, barbaragill(antispam)gmail.com

Sobre Anna Swir: su apellido completo es Swirszczyn´ska, nació en Varsovia, Polonia, el 7 de febrero de 1909. Su padre, un artista, no pudo sacar a su familiar de la pobreza. Anna Swir creció haciendo sus tareas escolares y durmiendo en el taller de su padre. Sin embargo, en un grupo de poemas que escribió años más tarde sobre su madre y su padre, expresó un lazo profundo y una gratitud sincera hacia ellos. Swir pudo ingresar a la universidad en donde estudió literatura polaca medieval y barroca. Un poema suyo fue publicado en una revista muy popular en 1930 cuando sólo tenía 21 años.
De la contratapa del libro "Talking to my body" (Copper Canyon Press, 1996, EE.UU.):
"Fue miembra de la Resistencia durante la ocupación nazi y enfermera militar durante el levantamiento de Varsovia, una vez esperó una hora ser ejecutada. Afectada profundamente por esta experiencia escribió una poesía que rechazó el gran gesto de la guerra a favor de ver al mundo como una miniatura, un mundo en el que el cuerpo y el individuo sobreviven.
Abierta en su feminismo y erotismo, su poesía explora la vida del cuerpo femenino desde el terror al placer, desde la profundidad de la gonía en la Segunda guerra Mundial hasta los placeres de sensuales delirios, y siempre con una sinceridad implacable."