Pregunta al publico lector

¿Quién dijo estas palabras en la defensa del otorgamiento del voto a las mujeres en las sesiones del Congreso nacional, en septiembre de 1932? Aunque hubo un gran apoyo al proyecto, finalmente no se sancionó ese año, sino casi veinte años después.

Considero a la mujer más heroica que el varón porque su heroísmo es más anónimo, más silencioso y más fecundo. Considero a la mujer más santa que el varón. Ella monopoliza, diría yo, la santidad. Quiero a la mujer en el hogar ¿Quién de nosotros no reconoce que el refugio del hombre es el hogar? El hombre es un pobre e insignificante ser al lado de la mujer. En cada mujer admiramos y contemplamos a la madre.


(Yo digo: Si esta era una defensa del voto femenino, ahora entiendo por qué no lo otorgaron en 1932!!)

Mañana sabrán la respuesta.