Sobre el nuevo libro de Jeanette Winterson

Historias a la luz del faro

Una huérfana y un farero ciego surcan el relato metafórico y circular de la británica Winterson
ISABEL NÚÑEZ - 18/05/2005 - La Vanguardia, Barcelona, España


Jeanette Winterson (Manchester, 1959) tiene una biografía inusual para una escritora, ya que fue adoptada por una familia extremadamente religiosa y humilde. Apenas había seis libros en la casa, donde sólo se leía la Biblia, y ella tenía que leer a hurtadillas, aprovechando que el cuarto de baño era exterior. A los 16 años abandonó a sus padres adoptivos para estudiar en Oxford, donde vivió su iniciación amorosa sáfica. No fue una transición fácil: para pagarse sus estudios, llegó a trabajar como asistenta en un sanatorio mental.

Winterson es una de las voces más singulares de la narrativa británica contemporánea. Innovadora de la forma, estilista de precisión, brillante crítica literaria,además de aguda comentarista política y feminista, también es conocida por su afición a subvertir los géneros y explorar las estructuras de la narración. En España, Edhasa ha publicado sus novelas La pasión, Fruta prohibida y Espejismos, y Anagrama, Escrito en el cuerpo. Ahora, Lumen inaugura con La niña del faro la Biblioteca Jeanette Winterson.

En una escenificación simbólica del desarraigo, Silver, la protagonista (de nombre stevensoniano), vive con su marginada madre en una casa peligrosamente inclinada sobre el acantilado, con un perro que se adapta a la pendiente con sus patas desiguales. Para llegar hasta su precaria vivienda, madre e hija tienen que subir atadas con una cuerda. Cuando la madre cae al abismo, suelta la cuerda para que la niña se salve. La huérfana Silver es acogida por Pew, un farero ciego, personaje homérico que ve más allá y parece haber vivido a lo largo de los siglos. En la oscuridad interior del faro, iluminada por latidos de resplandor de la linterna gigante, Pew cuenta historias a Silver y le enseña que uno puede superar el dolor si aprende a contarse su propia vida como una historia. En esa intermitencia de oscuridad y luz deslumbrante, junto a los ojos ciegos capaces de orientar, Silver descubrirá que "la narrativa continua de la existencia es mentira... existen momentos que se iluminan, y el resto es oscuridad". Esas historias de Pew guiarán a Silver en su vida, cuando vuelve a encontrarse abandonada y descubre sola el mundo.

La metáfora de la luz discontinua sirve también para sustentar la estructura en espiral de la novela, que se abre y cierra en historias circulares, como la de Babel Dark, un misterioso clérigo que ha vivido dos vidas, en una variante del Jekyll-Hyde de Stevenson, y que, a diferencia de Silver, sólo se decide a declarar su amor cuando ya es demasiado tarde. Stevenson y Darwin también son personajes de esas historias dentro de otras, como Tristán e Isolda. Con su faro, Winterson rinde también un homenaje de gratitud a Virginia Woolf.

Bien traducida por Alejandro Palomas, la novela muestra su fulgor poético y su fuerza metafórica en la primera parte, pero navega un tanto a la deriva en la segunda,y la mano narradora de Winterson pierde firmeza y cohesión, como si esa ligereza brillante que caracteriza su prosa la hubiera traicionado con un exceso de liviandad. Pese a todo, vale la pena descubrir a esta interesante autora. |

Tags: