Nacemos hoy?

Existe otro modo de expresar la condición de ser auténtico. Me refiero a la voluntad de nacer todos los días. El nacimiento no es un proceso que ocurre únicamente cuando el niño(*) deja atrás la existencia fetal y comienza a respirar por sus propios medios. Este acontecimiento no es tan decisivo como parece en un sentido biológico. Aunque el niño(*) recién nacido respira por sí mismo, es tan desvalido y dependiente como cuando formaba parte del cuerpo materno. El nacimiento tiene varias fases, incluso en el propio desarrollo biológico. Comienza cuando el bebé sale del útero; después pasa por el alejamiento del pecho materno, el regazo materno, las manos maternas. Toda capacidad nueva, la capacidad de hablar, caminar, comer, significa al mismo tiempo, la superación de un estado anterior. El hombre(*) está sujeto a una dicotomía peculiar. Teme perder el estado anterior, que es de certeza, y, sin embargo, quiere alcanzar un nuevo estado donde pueda utilizar sus fuerzas de modo más libre y completo. El hombre(*) se siente dividio entre el deseo de regresar al útero y el ansia de nacer plenamente. Todo acto de nacimiento requiere la valentía de renunciar a algo, de salir del útero, de abandonar el pecho, de separarse del regazo, de soltar la mano, de perder todas las certezas y apoyarse en una única cosa: la capacidad de ser consciente y reaccionar, es decir, la propia creatividad. Ser creativo significa considerar la trayectoria vital como un proceso de nacimiento constante, sin concebir ninguna fase de la vida como final. Lo más común es morir sin haber nacido plenamente. La creatividad significa nacer antes de morir.
La voluntad de nacer, es decir, la voluntad de renunciar a todas las "certezas" y espejismos, requiere valentía y fe: valentía para abandonar las certezas; valentía para ser diferente y soportar el aislamiento; valentía, como dice la Biblia en la historia de Abraham, para abandonar la propia tierra y la familia con el fin de viajar a una tierra ignota; valentía para no preocuparse por nada salvo por la verdad, no sólo en la actividad cognitiva, sino también en los sentimientos. Esta valentía sólo es posible desde el principio de la fe, entendida no sólo en el sentido actual de la palabra, como creencia en una idea que no se puede demostrar por medios científicos o racionales, sino también la fe en la acepción del Antiguo Testamento, donde el vocablo que designa este concepto (Emunah) significa también "certeza". La fe equivale a estar seguro de la realidad de la propia experiencia cognitiva y sentimental, ser capaz de confiar en ella, de apoyarse en ella durante la trayectoria de la vida.


Erich Fromm: La vida auténtica, Paidós, Barcelona, 2006.

(*) Aunque la traductora optó por la simple forma masculino singular para traducir a Fromm, y la editorial aceptó la versión, no hay que tomar esta texto como dirigido sólo a esa mitad de la humanidad. Aunque parezca machista, Fromm no lo era, y este libro tiene varios capítulos en los que da cuenta de varios hechos positivos que las mujeres consiguieron a lo largo de los últimos siglos. En ese sentido, al ser los capítulos de distintos libros y tener distintos traductores, entre ellos Gino Germani, parece dificultar la tarea de equilibrar las distintas versiones. Aunque yo diría que no sería tan difícil... muchachos de Paidós: no se pondrían un poquito las pilas con esto? Gracias.

E.F. en wikipedia en castellano: http://es.wikipedia.org/wiki/Erich_Fromm
E.F. en wikipedia en inglés (más completo): http://en.wikipedia.org/wiki/Erich_Fromm