Trabas o no trabas (a los libros de afuera?)

 Yo no estoy de acuerdo para nada. Me parece una medida hecha contra algunos importadores (q mueven $$$) en específico, pero en mi opinión no proteje ni por lejos a las editoriales locales. Hay MUCHAS alternativas para promover la industria editorial local, aunque tengamos un mercado chico. Fíjense nomás todavía no tenemos una ley del libro!

----

lo anterior lo publiqué ayer por el Facebook, a las pocas horas q publiqué esto, hubo un retroceso en las medidas regulatorias, muy saludable, por cierto. Otra cosa muy positiva es el inicio de un debate en torno a las políticas (o su falta) en el sector. Entonces sigo con mi idea: los libros se hacen con la escritura, en primer lugar y luego con materiales y mano de obra. Cuando se hacen acá muchos de esos libros tienen insumos importados: tintas, papeles, e incluso la escritura, cuando el original fue traducido (ahí hubo que pagar derechos –en dólares o euros–).
De ahí quecreo que la regulación de importación de libros tiene que estar regulada, sí claro, pero con algún criterio que represente al amplio sector editorial local, y no solamente a las grandes multinacionales que operan los sellos más fuertes.