Reflejos diversos para un nuevo presente

(de la contratapa que publica hoy Rosario 12)

Llego hasta el Paseo de la diversidad. Tarde de viento, frío y sol. La primavera ya parece estar aquí.

La pequeña pirámide adornada de espejos rotos llama la atención de los paseantes que se acercan, y casi sin saber de qué se trata, se sacan fotos jugando con sus imágenes recortadas, con los brillitos, y también el reflejo de los colores de la bandera del arco iris. Más allá, el marrón del río, y sus crestas blanquitas, hoy con este viento sur, se hacen parte también de este cambio.

Alguien dice "Es el monumento de los gays" y unas risitas nerviosas, o cómplices o traviesas se cuelan entre los comentarios que siguen.

Paso entre ellos mezclándome con sus voces, y le saco una foto a un grupo que le encantó el emplazamiento urbano tan interactivo. Antes de seguir su paseo leen la inscripción y se muestran gratamente sorprendidos: "¡Mirá que bien!" comentan y siguen su caminata de domingo.

Un regalo que este domingo me brindó. Como integrante del colectivo de la diversidad sexual, y de identidades de género, o más comúnmente autodenominados/as gays, lesbianas y travestis, me sentí extraña. Agradecida porque esa pirámide adornada con espejos rotos, rodeada de la bandera del arco iris hecha con mosaicos en el piso, llama la atención de quienes pasean por el río, y provoca comentarios favorables o no tan negativos.

Esa pirámide simboliza además el trabajo que desde la comunidad, y más bien desde las filas del activismo se vienen llevando a cabo en los últimos 15 años en la ciudad, y últimamente también a nivel provincial. Lo que en un comienzo fue la necesidad casi de vida o muerte de brindar información y actuar en la prevención del VIH/Sida, hoy se transformó en un accionar por desterrar la discriminación por identidad de género u orientación sexual de todos los ámbitos en los que se mueven los/as ciudadanos/as de la ciudad de Rosario y la provincia de Santa Fe.

A este último ámbito pertenece, por ejemplo, la iniciativa que está llevando adelante el sindicato de empleados estatales ATE, junto a gente de la organización Vox, y del Area de la Diversidad Sexual de la Municipalidad de Rosario, para modificar el actual Régimen de los empelados y agentes provinciales, más conocido como Decreto 1919. Estas modificaciones propuestas intentan borrar todo vestigio de discriminación del Régimen de Licencias, Justificaciones y Franquicias antes mencionado: "Art. (Bis) Los/as Agentes comprendidos gozarán del derecho a la no discriminación como pretexto de raza, etnia, sexo, orientación sexual e identidad de genero, ideología, actividad gremial, opinión, religión, edad, características físicas, condición social o económica, o cualquier circunstancia que implique menoscabo, segregación y/exclusión", es una de las primeras propuestas modificatorias. Y sigue su modificación del actual Decreto, incluyendo un lenguaje no sexista, teniendo en cuenta las posibles prevenciones sobre el VIH/Sida, y como otro punto importante, las relaciones de convivencia, o parejas de hecho, sin distinción del sexo u orientación sexual de los cónyuges.

Seguir leyendo en Rosario/12