El zorro de tres patas

Días atrás vi esta película por primera vez en la señal de cable Europaeuropa (La volpe a tre zampe, Italia, 2001) y me quedé interesada desde que vi que se trataba de niños y su visión del mundo.

La historia se resume en:
En un campo de refugiados en las afueras de Nápoles, en el año 1956, la vida de Vittorio se divide entre la dura realidad de la realidad de la posguerra y el sueño de una existencia mejor más allá del océano. El niño de 11 años se refugia en una sala cinematográfica donde los primeros planos de Susan Hayward se confunden con el perfil de Ruth, la mujer de un general americano de la OTAN, que para Vittorio significa una suerte de puente con el mundo dorado más allá de los mares…


Las penurias, los prejuicios y las discriminaciones en la escuela, los mandatos patriarcales que el padre intenta inculcarle a su hijo, a quien sólo le muestra cómo le mete los cuernos a su esposa...
Me interesaron dos relaciones que Vitto tiene con dos personajes adultos, una es con Ruth, a quien él ve como a Susan Hayward, y con un ciego, viejo partisano, a quien suele ir a leerle las noticias del diario. Este amigo, el ciego, le dice que debe enfandarse, porque si nunca se enoja nunca va a poder cmabiar las cosas adversas que le tocan en el mundo. ASí también se enoja cuando los democristianos quieren comprarles el voto repartiéndoles fideos.
Y la otra relación importante es con Ruth. Es ella quien le cuenta el breve cuento que da título a la película.
Una mujer encuentra un zorro que cayó en una trampa. Ella ve que el zorro roe esa pata hasta que se libera del cepo y vuelve al bosque. Y Ruth le pregunta a Vitto: debes decidir qué pata te cortarás para ganar esa libertad.

Creo que es una película para ver, con chicos o no. Los diálogos y las actuaciones están muy bien logrados, algo que no es fácil.