Es un crimen?

decriminalizando el deseo
el deseo de que me desees
mi deseo no es ni más grande
ni más largo, ni más ancho
va y viene
no como un río
más bien como las olas
o las oleadas, las rachas, las inundaciones
llega, arrasa, me deja toda mojada
y se va
capaz vuelve dentro de unos meses, años
entonces
no sería un crimen que todavía te desee?
no sería una sorpresa
que desee que me desees


-o-

gracias a Sade por la inspiración para escribir sobre una emoción de este momento :)
la emoción se escurre tal vez. por eso las palabras ayudan a marcar al menos su existencia.
y aunque parezca una repetición, la sorpresa es genuina. me pasó, y me sorprendí de sentir de nuevo el deseo por alguien. pero esa no era la sorpresa. luego recordé que ya había hecho visible mi situación deseante, o más o menos. lo bueno ahora fue que entendí que lo que más deseaba era que me deseen, tal como lo dice claramente Sade en su poema cantado. Una maravilla de la sencillez. La contundencia de la música y la potencia de la razón y la emoción juntas.