Lectura en el ciclo Poetas del Tercer Mundo

Gracias a la invitación de Alejandra Méndez, estuve leyendo en el ciclo que coordina ya hace varios años en el bar Tercer Mundo. Lo hice junto a Roberto Retamoso y Diego Colomba.
En un día muy especial, comenzaban los juicios a los genocidas de la última dictadura acá en Rosario, pude leer poemas del libro "Autoficción", y del libro que sigo escribiendo "La mano" y algo más nuevo, todavía sin definir a qué libro o grupo de poemas pertenece, y que por ahora tiene el título provisorio de "poemas en shock". Acá va algo de lo compartido anoche.




De los cambios
prefiero el salto
el instante en que el pie
apunta hacia adelante
mientras está en el aire
y el otro pie
más atrás
ya se despegó del piso

ni un minuto antes
ni un minuto después
lo que se diría
un vuelo

antes hubo un doloroso despegue
luego todo es echarse a andar
por un camino nuevo

* * *


Ves esta mano acá?
Parece que está intentando decir algo
Parece que quisiera tocar tu mano
Y acariciar tu pelo
Pero se queda acá
El movimiento retenido crece
Y parece ocupar una buena parte
De mi ser

Te miro hablar, mirar, escuchar
Cuando las otras hablan
Y cuando te miro mirándome
Empiezo a sentir ese pudor
Una capa de paradojal vergüenza
Me cubre y casi tiemblo

Libremente siento todo esto
Y no tengo a quién contarle
Sobre esta sensación
Apenas un “le escribí”
O un “caminamos y charlamos”

* * *


Por fuera del amor romántico

amar es amar
sin pensamientos
la acción
es puro darse
ablanda el propio
corazón amurallado
no soy yo
sin los otros
un puro pensar
y hacer cosas
porque sí

el tiempo
se transforma
en lo que doy

* * *


a seguir declinando
dulcemente
ella se lleva
los secretos en su pelo
y yo intento apenas
caricias
que nunca llegan
al fondo de su pozo
profundo y misterioso
porque no es hueco

todas las cosas que aún no hice
las que nunca llegaré a hacer
todas las lecciones que debo aprender
y los días se hunden
caen disueltos como
en un reloj de arena

dulcemente declino
todo lo más que puedo
para llegar a perder
de una vez
todas las lamentaciones

* * *


Espero tus besos
los imagino llenando
mi boca de dulzor
deseo y tibieza
Quiero tu boca
sobre mis labios
riéndose de
ese chiste que
te dije hace un rato
mientras tus dientes
y tu lengua aprovechan
para morder mi
labio inferior
El ojo se posa
en otro ojo
igual y distinto a la vez
las líneas sobre
la piel hablan
de pensamientos en tropel,
juicios de valor
y entrega sin dobleces.

* * *


Amor para amar

No hojas de coca
no tengo para darte hoy
querida Pacha
Aquí te dejo mis palabras
que salen de mis dedos
para alabarte toda
Y no dudan
en decirte todo
lo que vos
con tu vida provocas

Pero cuando bajas
de tus cerros madrecita
no te me olvides
de tus pobres cabecitas
y de tus hijas
protégenos de la desgracia
mamacita
de no tener nunca
que rumbear para
la gum* ni la comisaría

Yo te siento muy cerca
diosa madre tierra
y por eso es que te pido
para mí y para mis hermanas
no nos dejes solas
comiendo el pan
que no tiene alma

Aquí te dejo mi canto
querida Pachamama
hoy no se parece tanto
a un pedido angustiado
porque al llanto
lo dejé esperando

Te quería contar, madrecita
cuando pienso en ella
el suelo se disuelve
y doy una caminata lunar
a lo Michael Jackson
o no, mejor a lo Skywalker
pero sin guerra de las galaxias
ni Oh capitán, mi capitán!
sin posesión, ni yugulares mordidas
sólo el darse de sí para la otra

Madrecita, Pachamama querida
yo hoy te pido
por mi noble corazón
porque un inoportuno
golpe a la razón
así me lo dejó
Fijate cómo tengo mis manos
temblando de sudor
en grado cero del gesto
Es el primero de agosto y
Amor aquí es lo que sobra.

*Gum: Guardia urbana municipal de Rosario, fuerza no armada.