Defendian chicas de Estados Unidos el homosexualismo

No, no se asusten, ese no es mi título, sino que lo saqué de un titular de primera plana del diario mexicano Excélsior de hace unos 30 años más o menos.

Estaba escribiendo una nota para un suplemento y mientras hice un poco de archivo me encontré con ese titular que cita Claudia Hinojosa en su artículo "Una turbulencia imprevista' en la publicación "La travesía de las mujeres lesbianas por el feminismo internacional" en coautoría con Charlotte Bunch.

Mi hizo gracia el titular, que es bien descriptivo, pero que a su vez está cargado de mucho prejuicio, porque las notas en el interior del diario y sobre todo la editorial trataba a las "chicas" de cínicas, descaradas, que pretendían inscribir su patología en la Carta de los Derechos Humanos así que como ven el título del periódico era el cínico en este caso...

Y pensaba que en 30 años, la "turbulencia imprevista" que contaba Hinojosa había ocurrido en el DF mexicano en 1975, las lesbianas hemos puesto el cuerpo, la cara, la cabeza, y algunas mucho más, por defender ese espacio que a veces es un espacio amargo, o agridulce en los medios, en la calle, entre los movimientos sociales y políticos.

Ojalá pronto podamos empezar a pensarnos con mayor autodeterminación, con más autonomía, perdiéndole el miedo a la etiqueta, como cuestión de identidad, y a la vez, dejando que la etiqueta descanse un poco y caminar libres de esas cosas que a veces se quedan rígidas y nos encorsetan de nuevo en otros estereotipos.