Noche 1: San Miguel de Tucumán

Llegué a la mañana temprano, luego de un viaje con lluvia en algunos lugares. La capital tucumana se veía con signos de haber recibido bastante agua.
Me instalé en mi hospedaje. Un lujo que me consiguió Flavia: en el colegio Catlainas a unas pocas cuadras del centro.
Caminé hacia allí por una avenida mientras observaba el movimiento matutino de San Miguel.
Si la mañana estuvo fresca, al mediodía no me quedó otra que hacer la siesta, el calor se empezó a sentir, y cómo!
Después de recorrer parte del centro histórico (Casa de la Independencia, Casa de gobierno provincial, etc.) me encontré con Silvia, amiga de Flavia.
Caminamos, me acompañò y me sugirió muchos datos y cosas para hacer en Tafí del Valle.
Tomamos helados, conocía los sabores más regionales en la heladería Blue Bell. Cenamos y charlamos hasta tarde.