Por las calles de Bangkok (octubre-noviembre 2005)



Sí estuve en Bangkok, con Gabby y con Susana Bartolomé. Primero participamos, y estuvimos formando parte del equipo de la organización, con Gabby, del 10mo. Foro de AWID “¿Cómo se genera el cambio?” junto a un grupo hermoso de mujeres jóvenes de distintas partes del mundo.

Luego con Susana, tuvimos la oportunidad única y maravillosa de quedarnos unos días más en la “ciudad de los ángeles”, haciendo un poco de turismo a nuestro modo. Nos perdimos, nos adentramos en los templos budistas, nos maravillamos con su imponencia, nos pusimos coloradas con las comidas picantes y nos zambullimos en el consumismo asiático, con nuestras limitaciones, claro.

Fueron días intensos, por el calor, porque en el Foro compartimos el enorme espacio del Hotel Shangri-la con 1800 mujeres de todas partes del globo, porque nos manejábamos con el idioma inglés en medio de un mundo culturalmente oriental, por lo tanto es muy difícil entablar una conversación en ese idioma supuestamente universal.

Y ahora por supuesto, quisiéramos permanecer en Bangkok, o por lo menos, tener la posibilidad de visitarla más seguido, algo improbable, por las distancias enormes que hay que recorrer (fueron más de 20 horas de vuelo, a las que hay que sumarles 5 horas o más en tránsito en tres aeropuertos de dos países y continentes distintos). Así que nos queda el anhelo de ojalá poder volver alguna otra vez y poder conocer un poco más, quedarnos unos días más y conectarnos con grupos de mujeres, a los que casi no pudimos conocer.

Fueron muchas las sensaciones, así que quisiera ir apuntando algunas y cuando pueda, sumarle alguna imagen de las fotos que pudimos tomar Gabby mayormente y yo en algún que otro momento.

Fue toda una experiencia que se la recomiendo a quien tenga una mente abierta y dispuesta a conocer otros mundos y formas de vida muy distintas a las nuestras. Y ¡ojo con el picante!
(La foto me la tomó Gabby en el restorán Shangarila, en la calle Yaowarat, del barrio Chino de Bangkok, es un lugar excelente para comer de la mejor comida china cantonesa, y a un precio accesible)