El dia de ayer

fue un día raro o más o menos.
Entre leer manuales de javascript, noticias en los diarios, un especial sobre Romina Tejerina, a un día del final de su juicio, y ver lo triste que es cómo piensan algunas personas de las mujeres jóvenes.
Después Gabby, que fue a hacer su tratamiento dental, parecido al mío, y luego llegó con su boquita para hacerle mimos.
Luego pensé en qué haré para mi cumpleaños, es el sábado. Y después hacer la cena, un poco especial para que la convaleciente de mi amoretta, pudiera comer bien, y no sentir dolores extras.
Mientras pensaba en esto de cumplir un año más. Pero sobretodo por el festejo. A mí me gusta festejar un aniversario más de estar con vida en esta tierra, y también pensaba en lo que algunas persoans dicen de que "todo tiempo pasado fue mejor". Yo no quiero ser una adoradora del presente, o mejor, del futuro que vendrá. Pero sí sé que lo que tengo ahora es fruto de varios años de trabajo arduo. Y también sé que me gusta tener algo mejor cada día, y no hablo solamente de bienes materiales.
Así, que ayer, después de ver la película en video de Ferzan Ozpetek "La ventana de enfrente" (La finestra di fronte), me sentí representada en el personaje de Davide, y lo que finalmente realiza Giovanna: se puede tener el mundo que una sueña ahora. No es gran cosa, pero qué bien se siente cuando hacemos, o comenzamos a recorrer el camino, que nos lleva hacia lo que deseamos realmente. Yo lo comprendí finalmente, y pude dedicarme a recorrerlo. Por eso voy a festejar, simplemente, sin grandes lujos, acompañada por amigas, y mi amada. Qué más puedo pedir? Sólo agradecer.