el rio se mariconea...

y de repente el río, en su acuático salvajismo, se mariconea, y se pone toda de rosa por un ratito...
Foto: Ire Ocampo.