Poema con agradecimiento en ritmo candombeado

Gracias y adiós! 


aquí el candombe no se canta
se ejecuta en el abrazo
que se tortea y abre paso
sensaciones de otro tiempo
y es firmeza que sonríe
belleza la de tu corso de contramano
un torso y estas mis dos manos
pedazos de un sol de mediodía
retazos de la suerte que se achica
meollos de tu sinrazón y mi alegría

se hace necesario
se hace urgente y necesario
deseo que abreviamos
ningún afiche
tendrá tus ojos
serán canciones
las que cantemos
una o dos veces
borrachas de alegría
empapadas de sudor
o todo lo que no sabíamos
y se quitaba con dolor

y sí, crecimos
pero no pedimos
tomamos del suelo
lo que cayó y no se hundió

un homenaje posible
un sincero homenaje
gracias
y adiós!

Irene Ocampo, 2013